En nuestra casa,en nuestro mundo llamado tierra aún abunda el verdor,las primaveras se dan con hermosas flores; desde aquí se ven los cielos azules,las nubes blancas y cada uno de nosotros tenemos nuestras noches sagradas. Los colores del arco iris,se reflejan en los rostros de las personas.Se ven amigos por doquier que se estiman,son algunas motivos positivos,todavía sin nuestra intervención.
Cuando decidimos intervenir,vamos cambiando el rostro de nuestro hogar,modificándolo,haciéndolo más duro y difícil y pronto si no paramos,quien sabe si eso será nuestro propio suicidio.Estamos a tiempo para revertir muchas cosas. No al smog,producto de contaminantes de las industrias con chiminea,no a los contaminantes de los ríos,producto de diversos  desechos,no a la caza ni a la matanza indiscriminada y algunas veces por diversión,no a la deforestación sin forestación,aún estamos a tiempo para seguir siempre cantando: “what a wonderful world” – qué mundo maravilloso.
Fuente:
Modificado de la canción “What a Wonderful World”