Si
alguien preguntara si merecemos  o no la
absolución,su pregunta estaría partiendo de un hecho innegable : los esfuerzos y sacrificios que constantemente
hacemos en la vida,que son casi como   un pago por una falta cometida ( ¿ qué falta? ).Pese
a esta realidad que no guarda  correlación
con una clara acusación,podría contestarse que sí merecemos la absolución,porque
nada tenemos que ver con la decisión de venir a este mundo para que incluso  encima  la vida nos carga sin nuestra autorización
acciones infaustas.Nada de aquello que conforma el existir puede acusarnos de
culpabilidad. (aunque últimamente si somos culpables del cambio climático,pero
ese es otro asunto ).

 Somos
inocentes por ejemplo del imitar  desafinado de las notas de  algunos pájaros,somos inocentes del corto
circuito que ocaciona un cometa que volamos a causa del repentino giro del
soplo del viento,somos víctimas inocentes de la vida que llevamos,porque a
priori no pedimos estar ni transitar en esta vida,en suma,no nos culpen de los
errores de la naturaleza,…¿no los tiene?…¡sí los tiene!,acaso no es un
error las repentinas muertes que dejan tristeza alrededor o defunciones cuando
el ser humano recién esta agarrando el sabor delicioso de la vida o cuando el
mensajero del amor,fiel  sirviente del
existir  ,se equivoca, cuando su flecha impacta
en la persona equivocada.Estos son  pocos
ejemplos de errores relevantes comparados con la nula culpa  de nuestro existir ; en fin necesitamos la
absolución para descansar en paz
.