En la infinitud de la vida nadie puede ufanarse que solamente es luz,porque todos tenemos como la luna un lado oscuro que no lo mostramos a nadie.
 
A veces somos luz,tratando de ayudar al pròjimo,hacièndole la vida màs agradable,dàndole de alguna manera lo mejor que tenemos,otras veces somos sombra,pasando parte del tiempo apagado.Haguemos que estas sombras que son nuestros pensamientos negativos,los miedos, las dudas e incertidumbres no rebacen nuestras vidas,menos lleguen a invadir vidas ajenas.
 
Luz y sombra son contrarios,son opuestos,como son si y no,yacen dentro de nosotros, son ingènitos,formados tal vez en el soplo inicial de nuestra existencia, nos acompañarà siempre y por siempre.Luz y sombra pongàmoslo frente a frente en el platillo de la balanza y que el fiel marque siempre el centro indicando el equilibrio entre ambas, es la armonìa  la resultante que siempre nos debe acompañar.