Machu Picchu para el mundo

Un pàrrafo de “Lo fatal” de Rubèn Darìo describe versàticamente la sensibilidad del que estamos dotados , el mismo que nos permite sentir hasta lo abstracto de la vida misma.

“Dichoso el àrbol que apenas es sensitivo,

y màs la piedra dura porque èsta ya no siente,`

pues no hay dolor màs grande que el dolor de ser vivo,

ni mayor pesadumbre que la vida consciente”.

La sensibilidad tiene dos vertientes,uno lo agradable y placentero y lo otro lo desagradable y hasta doloroso y en esta ùltima linea el càncer en sus tramos finales produce uno de los dolores màs tristes y penosos que se conoce.

Y quien lo dirìa,el càncer como destrucciòn de las estructuras normales de los organismos vivos,tambièn ataca a los “seres” del reino mineral,con la sola diferencia como dice Rubèn Darìo,èstos no sienten,pero que finalmente terminan con su existencia.

Gota a gota la piedra se horada, dice el dicho para referir como las inclemencias de la naturaleza castigan la estructura de las piedras.Asì mismo las piedras son atacadas por contaminaciones diversas,llàmanse quìmicos como el sulfato de calcio,o ni hablar de los efectos de las vibraciones sonoras que desarticulan con el tiempo las fuertes ligazones de los constituyentes de las piedras y por ùltimo organismos vivos como los hongos y lìquenes,son paràsitos de las piedras que poco a poco los destruyen.

Dicen las noticias que el anfiteatro de Flavio o Coliseo Romano,una de las maravillas del mundo està enfermo de càncer.Las transformaciones quìmicas (el nefasto sulfato de calcio) y las vibraciones sonoras(tràfico o grandes conciertos) son los elementos que poco a poco van minando su fortaleza de siglos y siglos.

Aquì cerquita nuestra gran Machu Picchu y Choque Quirao,colosos de piedra no escapan a  los efectos de hongos y lìquenes que quieren borrar del mapa tremendas maravillas.

Anuncios