Tarde de primavera

Recuerdos de campo

El pasado pasado es, lo que cuenta es el presente, frases asì, cientos de ellas abundan para hacernos sentir y pensar que tan solo lo que vale es el hoy y el ahora, en parte sì y bien, pero por otra, quièrase o no el pasado tambièn importa ya que ahì està toda la informaciòn.

Siempre hablando en el plano psico-emocional (y no en el social o humano total ,donde la historia es tremendamente importante), al pasado a veces  se quiciera regresar para volver a vivir muchos momentos agradables y otras veces, ni siquiera recordar  por los momentos penosos y/o dolorosos por los que  anduvimos.

En el pozo de los recuerdos yacen buenas y desagradables cosas , la cuestiòn es que, en un dìa o momento cualquiera que te invade un sentimiento de alegrìa, por esas cosas como  de la ley de la atracciòn, ese instante feliz de asì por asì, “jala” una rememoraciòn y de pronto te salta un tema que te hipnotiza, te pones a seguir la secuencia como una pelìcula, lo seguis como enardecido y olvidas  el presente, solo recuerdas y recuerdas….tal vez etapas felices de tu adolescencia, alguna que otra  circunstancia de contento de la adultez y/o algarabìas recientes, todas situaciones que te llenan de endorfinas, y si por alguna cosa imprevista, como un ruido, una llamada a la puerta, el telèfono, etc., etc., te saca del trance en que estàs, blasfemas o incluso maldices ese azar que disuelve tu rato emotivo y despuès solo desearìas volver a repetirlo, porque eso que te pasò en tus recuerdos merece que se rebobine y quicieras que se volviera a repetir.

No me digas que eso nunca te pasò.