Deseando el poder

Claro, fantasear es màs propio de los niños, pero no nos engañemos, los adultos tambièn fantaseamos y la diferencia con los niños, es que  lo hacemos en menor cantidad de veces y  nunca se lo decimos a nadie; pero de fantasear fantaseamos. Solemos imaginarnos desde cosas posibles hasta las situaciones imposibles, inverosìmiles e incluso situaciones en abierto conflicto con las normas morales y èticas de la sociedad.

He aquì algunas fantasìas blancas por las que quizàs alguna vez cruzò por tu mente :

hombres teletransportàndose

Tener la capacidad de teletransportarse.- Quien no desearìa tal cosa, incluso plasmar muchas secuencias de pelìculas de viaje en el tiempo, para tal vez vambiar principalmente muchas cosas de nosotros mismos y que en retrospectiva debimos hacer para no tener algunas lamentaciones por las que estamos pasando.Pero no podrà ser, porque el pasado no lo cambia ni Dios, solo hay que contentarse si es que alguna vez el hombre tenga ese poder (de teletransportarse),  con  estar en un lugar en el menor tiempo posible, el cual si serà factible.

Poder hablar con Dios

Poder hablar con Dios.- Un creyente desearìa conversar con Dios (lejos de las experiencias extasiadas de religiosos que pueden tener visiones u audiciones polèmicas por su excesiva tendencia mìstica), para preguntarle muchas cosas difìciles de entender como : dònde estuve antes y dònde estarè despuès, hasta la inocente pregunta por què èl no tiene mamà o tal vez como soldado de la fe solo agradecerle todas sus bendiciones teminando de una vez por todas una comunicaciòn que nunca se da y que debe haber entre un padre y un hijo.

suertudo

Ser millonario.- Aunque superficial,lo màs comùn de los deseos del ser humano. Millonario para pasearse por los lugares màs hermosos del planeta, alojàndose en hoteles de 5 estrellas, conducièndo un porsche del año, vacaciones en playas de ensueño como Cancùn, Phuket o Bora Bora, en fin poseer un pequeño yate y tener una pequeña mansiòn.

En las entrañas de todo ensueño siempre duerme algùn tipo de deseo poderoso incluso relacionado con el tipo de actividad que uno desempeña, fantasìas que se iràn presentando en cualquier momento principalmente cuando se està en silencio.

No detestar ni temer a estas excursiones de la mente, ayudan a vivir, a manejar nuestras diversas pulsiones y ayudan a ver cual es el secreto de nuestro màs profundo deseo.

Anuncios