mar y cielo

¿Cielo o mar?, ¿alguna preferencia?. Ambos son hermosos.Un cielo estrellado, asì como tambièn un oceano surcado por barcos.

El cielo, lejos de aquellos conceptos religiosos y/o filosòficos en sus tèrminos corriente despierta  en nosotros emociones e inspira cosas como noches romànticas. Quièn elevando sus ojos, no cree que al igual que el infinito, el cielo nunca estarà al alcance de la mano, pero es bonito verlo arriba o reflejado en el espejo del mar y presenciar su enojo, cubrièndose de nubes negras presagiando su llanto por las cosas malas que los hombres hacen en la tierra.

El mar, tambièn tiene lo suyo, inmenso y profundo, dador de vida, con sus profundidades de paisajes que producen  respeto y temor o en su superficie con sus olas dibujando sinuosos formas y rompiendo en la orilla.El mar tiene magia y misterio; en el mar se confunden las inmensidades cielo y aire.

El mar habla de leyendas, de  gentes de otros tiempos y hasta de amores y recuerdos olvidados.

El mar y el cielo, inmensidades que infunden respeto dan lugar a diversas sensaciones y porque no a canciones como esta de los panchos llevados a la inmortalidad: (extracto)

El mar y el cielo, se ven igual de azules

y en la distancia parecen que se unen.

Mejor es que recuerdes que el cielo es siempre cielo

que nunca, nunca, nunca el mar lo alcanzarà.

Permìtame igualarme con el cielo

que a tì te cooresponde ser el mar.