de puño y letra

“Desde las hermosas playas del norte te envìo estas letras para que sepas que estamos bien, dentro de todo lo malo que està pasando en el mundo.Te cuento que la tìa Ofelia, sigue con su mal hàbito de comerse las uñas a pesar de nuestras recomendaciones…

Pedrito se fue a la Suiza peruana por su asma que està màs severa que nunca y que allà en esa zona se mejora.Nuestra simpàtica prima Roberta, contra viento y marea ingresò al convento de las carmelitas porque dizque està enamorada de nuestro Sr…”

En fin siguen pormenores en el texto de esta antigua correspondencia que siempre que alguien lo recibìa la emociòn lo mantenìa en su punto màs alto.

Y asì eran hace años las cartas escritas a mano de un familiar o amigo a otro, eran mensajes especiales , diferentes a los de ahora, muy personales.Una Carta escrita a mano y enviada por correo era muy esperada, tenìa una sensaciòn ùnica desde el momento se se veìa el sobre en la que iba la correspondencia hasta enterarse de su contenido.

Si de ventajas hablamos, el despertar cierta sensibilidad era su condiciòn especial, cariñosa en sus tèrminos de saludo y despedida es lo que podrìa destacarse, pero nada màs.Sus desventajas respecto a la comunicaciòn actual parecen ser màs numerosas como ser màs caras su envìo y tardar màs tiempo en llegar a su destino, màs engorroso era buscar sobres, estampillas,etc.,etc., y a veces se perdian en el camino y uno no se enteraba de su contenido.

Para remitir una carta escrita, ademàs se tenìa que saber màs detalles (apellidos , calle, piso, còdigo postal) de quien al que se dirigìa la correspondencia y despuès a veces no todo el mundo entendìa tu letra.¿Hoy en dìa habrà quien escriba una carta?, seguro que hay una que otra persona, sobre todo gente mayor que no logra ni entiende o estàn alejados de la tecnologìa.

Ya està pasado de moda escribir una carta a mano y los pobres servicios postales pasan sus dìa vacìos, es mucho màs ràpido comunicarse electronicamente.

Mandar un e-mail es fàcil y sencillo, su velocidad de envìo practicamente en segundos es monstruosamente màs ventajoso respecto a las cartas.Hoy gracias al internet y a los celulares, lo sabemos todo en un dos por tres.

Algunos antiguos diràn , antes en las cartas la gente se preocupaba màs por transmitir una idea bien puesta.Hoy en dìa los mensajes dejan que desear, sin contenido ni emociòn, palabras y palabras frias y encima mal escritas.A ninguno de los  mozalbetes le importa el buen decir.

En el zambullir por el oceano del cierespaciò encontrè una antiguà carta dirigida a una desconocida y hecha pùblica, y en solidaridad a ese  mensaje en sus tèrminos,imprimo al final  lo escrito a mano, como  mi deseo que pronto encuentre a sus amada el ilustre personaje dueño de la misiva.

Juan Mireles a una desconocida. (Texto semieditado)

“Te escribo por necesidad de contactarte. Tomè un poco de cafè, no para no dormir, sino para darme ànimos y tomar la pluma con mi temblorosa mano, en un instinto o esperanza  (aunque ,contraprudecente), que el temblor se calme y la tinta no se escurra…

Ayer el perro se fue de casa, ni adios dijo, solo partiò, posiblemente con la coqueta perra del vecino: ¡vaya amantes!.Quiciera poder hacerlo lo mismo, pero ¿con quièn me irìa?.

¿Vendràs?, ¿algùn dìa te tendrè?, apìadate de esta alma que angustiosamente te escribe…

Hace frio en mis dìas y noches de invierno, curioso y estamos en invierno, pero yo tengo un abrigo de dècadas que me dura, no te rìas de lo que te digo,  que mi abrigo dure mucho tiempo, creème es cierto, no suelo mentirle a nadie, màs que a mi mismo…

Se hace tarde, es hora de irme, te esperè como cada dìa, seguirè esperando tu llegada, tan pronto vea que no llegues debes saber que te escribirè.

P.D. espero ansioso el dìa  en el que pueda poner tu nombre y sepa entonces a donde mandar todas las cartas.”

 

Ilustrìsimo Sr. Juan Mireles.

Un lugar cualquiera del ciber.

Hecho pùblico su misiva, con propiedad quien debiera contestar a su correspondencia serìa una fèmina, sin embargo me auno a su escrito por estar pasando el extraño sìndrome al que llamo esperanza no perdida y espero como vos un alma que se funda con la mìa hasta alcanzar el sublime nirvana.

Puede Ud.decir,¡què impertinencia!, y a mi que me importa su estado sentimental.¡Falso!, mi nota lleva el mutuo consuelo de quien encuentra en este mundo situaciones parecidas a las que pasamos y que es una manera de ayuda a sobre llevar màs ligero la carga que el destino  impone a algunos de sus sùbditos.

Cordialmente.

Escritos diferentes

P:D. Apuesto, asì como el dìa llega tras la noche, la musa que espera llegarà y alumbrarà tus textos y mis escritos diferentes.

de puño y letra<