La eterna juventud

No envejecer, jamàs morir

No envejecer, jamàs morir, propuesta interesante que alguna vez cruzò la mente de todo ser humano, merece analizarse a la luz del objetivo del transhumanismo que pretende eliminar las enfermedades, el envejecimiento y la mortalidad a partir de la nanotecnologìa.

En un anterior post, se daba algunos pequeños alcances pesimistas y optimistas de las consecuencias de una inmortalidad, esta vez daremos una percepciòn màs extendida del tema siempre desde un mero punto de vista particular y filosòfico.

La leyenda de los sumerios decìa: “el destino del hombre es morir” y desde esa vez nada ha hecho cambiar la realidad de esa sentencia.

Cada especie està diseñado para vivir un determinado periodo de vida, asì pocos animales viven màs despuès que se termina su capacidad reproductiva. Al parecer esta limitaciòn en el tiempo de vida està acondicionado en muchas especies para no  competir por los alimentos con las nuevas generaciones.

El hombre escapa a este acondicionamiento, en èl la integraciòn de factores exògenos ( alimentaciòn, estilo de vida, la misma sociedad,etc) con los factores endògenos (genèticos) propios individuales son los que conducen a la acumulaciòn de daños que producen enfermedades y envejecimiento y con ello la muerte.

Si hay un realismo natural fàctico de muerte en todas las especies, por què el empeño de buscar la inmortalidad?, ¿serà el querer vivir màs para disfrutar de las bondades de la vida?, o es el miedo a morir?, cualquiera sea el motivo, desde antiguo se busca prolongar la vida e incluso conseguir la ansiada inmortalidad, ahì estàn las historias de los alquimistas que buscaron real o metafòricamente la dichosa substancia, esa fuerza misteriosa – la piedra filosofal, que al beberla pensaban se podìa alcanzar la eterna juventud.

En la actualidad la bùsqueda no ha variado, ahora se hace de manera màs metòdica – cientìfica y como va , se piensa que  los factores exògenos implicados en el envejecimiento (alimentaciòn , estilos de vidad ,etc) no son problema y son màs fàciles de abordarlos exitosamente, el enfoque màs difìcil es en la manipulaciòn del factor genètico, es decir la alteraciòn del lugar o lugares del còdigo o còdigos que comandan el tèrmino  o deterioro de  las funciones celulares que dan lugar al envejecimiento para luego despuès con nanotecnologìa hacer las correcciones posibles – es decir enmendarle la plana a la naturaleza.

Centrèmonos en las consecuencias de hallarse soluciòn al envejecimiento.Cuàles serìan sus ventajas. Ser eterno darìa lugar al disfrute de la vida en todos sus aspectos, sin las molestosas consecuencias negativas (se entiende) de muchas enfermedades que conducen a la muerte, o sea el objetivo màs relevante es la satisfaciòn, el placer del individuo, obvio la desapariciòn del miedo a la muerte y lo que puede haber tras ella.

Adentràndonos en sus desventajas, se encuentra mayores posibilidades de problemas y de difìcil asimilaciòn y soluciòn. Vendrìa una sobrepoblaciòn, cada vez màs gente y menos espacio, se requerirìa màs alimento y sitio donde vivir, tal vez la soluciòn transitarìa por la emigraciòn a otros mundos y/o la limitaciòn de los nacimientos. Habrìa muchas guerras por el agua y los recursos, guerras donde nadie ganarìa.

Al no haber prisa ni miedo para solucionar las cosas, los plazos se extenderìan, pero despuès de hacerlos ¿què?, ¿que vendrìa?, ¿què seguirìa?, si todo se hiciera, tal vez vendrìa el aburrimiento por no hacer nada como aquel personaje Fosca de la novela de Simone de Beauvoir, que siendo inmortal se aburrìa solo le quedaba dormir y dormir largo tiempo.

Con la inmortalidad desaparecerìa la entidad : Dios, y el problema serìa para las religiones que tendrìan que desaparecer o reinventarse.

Visto asì la inmortalidad, sus consecuencias negativas parecen ser abrumadoramente mayores que sus ventajas, aunque nunca se sabe nada con certeza. Las voces optimistas dirìan : ¿aburrimiento?, ¡nunca!, los riesgos, motivos, metas que actualmente nos movilizan y nos hacen sentir vivos no se acabarìan, el colectivo de seres inmortales y su vivir crearìan nuevas circunstancias por el cual nos moverìamos para resolverlos, los acontecimientos se suceden unos tras otros  segùn la linea de Heràclito –  todo fluye, nada es inmòvil, nada se estanca (cosa curiosa, excepcionalmente en este caso solo nosotros estrìamos estancados en  nuestra inmortalidad).

Hasta aquì  la  hipòtesis de conseguirse la inmortalidad por la manipulaciòn humana puede ser factible, lo que no procede por manipulaciòn humana es la alteraciòn de todas las leyes universales conocidas . Lo planteado por Heràclito en el sentido que todo fluye, viene sucediendose en la realidad, hasta  donde el mismo universo marcha desde su inicio con el big- bang (gran explosiòn) hacia el big crunch (gran colapso), esta sola teorìa que dice que todo tiene un inicio y un final, y hecha por tierra todo añoramiento de conseguir una inmortalidad., ya que el hombre como integrante del todo sigue a pie juntillas las leyes de un  inicio y fin.

Hay que contentarnos con solo asistir a al prolongaciòn de años màs de vida que los actual en promedio 100 años del ser humano.Nuestro cuerpo no escapa a la transformaciòn de la materia en energìa y èsta a su ves en el siguiente ciclo a transformarse en materia, somos polvo de estrella, producto de la explosiòn de supernovas que regados en el espacio infinito, sus restos –  cenizas se reunieròn y formaròn àtomos, molèculas, nuevos mundos hasta llegar a la vida.

Quedarà vigente el destino lapidario de los sumerios – el morir. Aqui como esperanza de ese hecho  inevitable para hacerlo màs llevadero, dos caminos, uno acogerse al invento de los mìsticos y religiosos que proponen la inmortalidad del alma y otra  esperanza, el  de seguir siendo inmortal con la trascendencia en los familiares, amigos o en la comunidad, con la simple pràctica de la afectividad, la valìa, obrasy/o pensamiento como aporte a la sociedad.

La vida existirà mientras exista la muerte, luego la muerte existirà mientras exista la vida, dos realidades inseparables.