anverso y reverso de la vida

Si piropear es decir cosas bonitas o dichos con doble sentido pero divertidos para halagar a la belleza principalmente de la mujer, no está fuera de consideraciòn que el halago va también a la belleza de la vida, solo que aquì, la vida no necesita de elogios para seguir siendo vida, le es indiferente, en cambio los cumplidos al ser humano le  hinchan el pecho y elevan su autoestima.

Asì como las fèminas reciben elogios, la vida también recibe expresiones agradables y otras veces chispas con ironìa, groserìas y ofensas producto del buen o mal momento de la persona: ¡què linda vida!, o  ¡vida de la p. m. que tengo!.

Los piropos al ser humano se refieren màs al talante de las personas y generalmente son pronunciadas por los caballeros, en el caso de la vida los piropos a ella son pronunciados por ambos gèneros comentando lo bueno que encuentra en la vida, pero el ataque, la ofensa, agresiòn por lo que encuentra en ella, lo dicen màs a cielo abierto los varones.

Ante un piropo bien dicho con delicadeza y estilo una dama cae rendido, hasta vencido de amor, es tal la tenacidad de la expresiòn que ella se siente por ese poema en el umbral del nirvana. A la vida como cosa abstracta no le va ni le viene y los piropos que recibe quedan ahì flotando sin hacer mella en su autoestima porque no la tiene.

Veamos algunos piropos a la vida que solo contentan a su vociferante:

“Soy como Ròmulo y Remo me amamanto de la hermosura de la vida”

“¡Bendita vida!, con tu mezcla de amor y cielo inundas mi espìritu mundano”.

“La vida nos muestra siempre su lado brillante”.

“No podemos crear vida, por consiguiente no tenemos derecho a destruirla”.

“La vida es como el mar a veces calmo otras veces borrascoso, lo importante es aprender a ser capitàn de ese barco”.

“La obra maestra de la vida es la hora de tu nacimiento y la hora de tu finitud”.

“Todos quieren encontrar y buscan  algo grande, sin darse cuenta que la vida se compone de cosas pequeñas”.

La forma vulgar y grosera de decirle o mejor quejarse de la vida es soltando-esta improvisaciòn en cualquier momento en el que la persona lo està pasando mal, es cuando por cosas asì nos dan ganas de meterle una “patada” a todos :

“Esta vida de porquerìa es una lucha constante”.

“¡Oh!, que cruel es la vida conmigo”.

“¡Què horror! y ¡què tristeza!, que la vida me depare solo sufrimientos”.

“No hay vuelta que darle, duele como  trata la vida a uno que se sacrifica tanto”.

“Soñaba que la vida era alegrìa, despertè y sigo entrampado en la triste y cruel realidad de mi vida”.

Esta vida maldita no te da oportunidades de regresar a vivir los lindos y bellos momentos de tiempos idos.

“Esta vida es una pelìcula mal montada, da ganas de no terminarla de verla”.

Tengo la sangre hirviendo, el cuerpo cicatrizado por esta desventurada vida que estoy llevando”.

 

Otras veces al igual que el piropo al ser humano al piropear a la vida, la escencia del halago pasa a segundo plano y termina vanidosamente con un halago a quien lo dice:

“Que linda vida, pero tiene mucha suerte que yo soy quien lo construyo”.

“La vida es musa y este poeta inspirado canta y eleva sus bondades”.

Halagos o ataques hechos a la vida, no tienen ningùn fin, solo reflejan como dije los estados de ànimo de quien lo dice, no hay de por medio un ànimo de conquista como si lo hay en los halagos a una mujer, esa es la gran diferencia.