Las flechas de cupido

Cupido , eros u el amor, como toda cosa en este mundo real o fantástico tiene su nacimiento. La versión más difundida refiere que es hijo de venus (afrodita) y de marte (ares).

Júpiter previniendo que el niño haría mal al universo amenazó a venus con fulminar al niño, ella lo llevó y dejó en el bosque para se amamantarlo por la fieras. Andando el tiempo el niño creció hermoso como su madre y audaz como su padre, se fabricó un arco y flechas de madera, pero después su madre le regaló arco y flechas de oro, con dos clases de punta: una de oro para conceder amor y otra de plomo para sembrar olvido e ingratitud en los corazones.Finalmente Júpiter le concedió perdón y fue admitido entre los dioses.

A su madre le preocupaba que cupido no creciera y el oráculo de Temis  le dijo , el amor sin pasión no crece, por eso a cupido siempre se le representa como un niño con alas y muchas veces con ojos vendados, para indicar que el es el representante del amor travieso y ciego, sin pasión.” El amor no mira con los ojos, sino con el espíritu”.

En cuanto a las flechas de cupido, ellas han dado lugar a expresiones muy trascendentales en diversas poesías y retóricas, hay unas frases que indican  el sentido amoroso de la flecha que a cada uno le puede o le haya tocado :

Hay flechas de cupido que son de diamante, son las indestructibles

otras son hechas con lágrimas de los dioses, son invencibles,

y otras tantas son hechas de astillas de las estrellas,

llenos de sentimientos humanos, porque nosotros

somos hechos de polvo de las estrellas.

Pero hay unas pocas flechas hechas de madera, que al apolillarse

se destruyen y cae lo que la flecha unía.

Amig@ lector , cual de estas flechas tocó tu corazón…?.

¡ Feliz día de San Valentín…!

 

Anuncios