Tres flamas unidas forman una sola

Una doctrina básica de las escrituras ( del cristianismo) es la Doctrina de la Trinidad : ” Dios Padre, Dios Hijo, Dios Espíritu Santo, son uno  eternamente único Dios Verdadero”. Es difícil comprender el Misterio de la Trinidad de la Divinidad, a decir de muchos, porque es más grande que la inteligencia humana. Entonces tenemos tres personas condensas en una sola  – tres en una sola persona.

Este post trata, como característica casi de todo lo que contiene el  blog,  de enlazar cualquier tema serio o no, con otro y del cual se extrae el lado humorístico que siempre es posible encontrar, sin ánimo de faltar  respeto ni contrariar el sentido real que los temas puedan tener.

Por otra parte tenemos una realidad en el ser humano. La psiquiatría nos dice que es posible encontrar en las personas trastornos  en el ámbito afectivo como los problemas bipolares y en el ámbito de la personalidad, las personalidades múltiples. Aquí tampoco, por muy ciencia que sea la psiquiatría, para estos trastornos no tienen una explicación contundente y clara.

Si Dios es uno en tres personas, Padre, Hijo, Espíritu Santo, nosotros sus hijos a imagen y semejanza, tal vez reivindicamos ese poder teniendo de manera sutil la existencia dentro nos, de múltiples personalidades como esa más definida llamada tripolar.

Una personalidad múltiple cuando es bien manifiesta ya corresponde a ser trastornos atendibles por la psiquiatría. No nos ocupamos de estos casos, sino quien te dice que normalmente no estaremos andando siquiera con tres personalidades distintas sabiendo que somo uno solo. Veamos como se pudiera estar dando esta situación:

Personalidad lógica y racional

 

Personalidad B

Personalidad C

Acaso tú, yo y los otros no asistimos diariamente a la manifestación de estas tres personalidades, en la “individualidad” única  que somos?…..

-Cuando hacemos bien las cosas, pensando,y  actuando de forma racional, sería porque nuestra personalidad A es la que normalmente está a cargo de tal situación; pero si en ocaciones nos damos cuenta que acabamos haciendo cosas no muy adecuadas con algunos defectos como ese que casi compulsivamente nos apoderamos del celular u otros objetos informáticos y estamos dale que dale con whatsappear o estar en el messenger, sabiendo que posponemos otras cosas más importantes, no sería acaso porque una segunda personalidad la B es que ha tomado el control. Esta personalidad no es nada peligrosa, sino que a veces se va por la libre y tiempo después nos damos cuenta de estos hechos y es cuando aparece o entra a tallar la personalidad C, que es la que se arrepiente de las pérdidas de tiempo y de las demás cosas que hace el sujeto B.

Menuda comparación con la Trinidad cristiana, pero nuestras manifestaciones no pueden estar lejos  de éstas  tres personalidades tenues  que tenemos.

 

Anuncios