Otoño dorado

La mayorìa de la gente al empezar el otoño suele transcurrir algo deprimida y apagada, se los ve como apagados como el gris del ambiente, distinto de la estaciòn veraniega precedente, en las que luce con alegría y con todo vigor. Asì son los ciclos de nuestras vidas como los ciclos naturales.

Con la disminuciòn de la luz solar casi totalmente frecuente en esta estaciòn, la clorofila de las plantas la que el da el verdor caracterìstico, disminuye en importancia y son los otros dos pigmentos que toman protagonismo, haciéndose  màs manifiestos : la antocianina y el caroteno, de ahì el color caracterìstico que toman las ramas y hojas de las plantas que van del marròn rojizo al amarillento, bonitos tonos que es un regalo u encanto que nos regala el otoño.

Está claro que esta estaciòn afecta a las personas, porque la luz que es vida nos afecta y su disminuciòn hace que nuestro organismo responda aumentando la producciòn de la hormona melatonina, esa, que es responsable del preámbulo para nuestro descanso nocturno, es decir la melatonina predispone a todos los òrganos de nuestro organismo a un enlentecimiento de sus funciones, de ahì esa aparente apatìa que aparece en este periòdo por lo menos en sus etapas iniciales hasta que nuestro cuerpo se adapte a los nuevos cambios.

Depresiòn en otoño

Ha llegado el otoño

mediador entre el estío

y el frío invierno.

Caen las hojas y flores

aparece el día gris y

el amarillento de los árboles.

No hay floración en otoño.

La montaña se oscurece

y asume la púrpura amarillenta

magnificencia de las hojas de otoño.

En este ambiente, nuestras citas de amor

no se detienen,

vamos,…buscámoslo por la tarde clara.

Cita en otoño